Horticultor (Iñaki Fernández Arriaga)

Enterrar una alubia/judía -mejor 3 o 4 juntas- en la tierra bien abonada, esperar a que brote y se asome tímidamente buscando la luz del sol y verla como sube por las cuerdas, día a día, centímetro a centímetro, enroscándose con sus congéneres hasta alturas superiores a los dos metros -podían subir más, pero luego sería complicado recolectar las vainas- e ir transformando sus flores en largas vainas verdes... es un placer sólo permitido a los que cultivamos con cariño la tierra.
 
Sé que son bastantes los compañeros que comparten esta afición. Os animo a compartir este espacio para dar rienda suelta a vuestras experiencias y anhelos esperando la cosecha anual.  
 
Picando en las imágenes, se amplían.
Úna vez recolectada esta flor, se limpia con agua fresca, un poco de harina, se remoza en huevo revuelto y se frie con aceite caliente. Para Sofía Loren era "manjare di cardinale". Para mí, también.
Tras la aparición de la flor amarilla mencionada en la fotografía precedente, nacen los calabacines. A la plancha, en escalibada, guisados,... da igual. Riquísimos.
Flor morada, que preludia un fruto del mismo color, muy diferente al resto de verduras, sobre todo en el sabor. Me refiero a la berenjena.
En primer plano una acelga; al fondo, comienzan a treparr las judñias verdes. La acelga es una planta agradecida, ya que da grandes hojas de forma contínua, a cambio de poco trabajo. Las pencas blancas rebozadas son gustosas, pero a mí me gusta el resto de la hoja, lo verde, bien cocido, con sabor a tierra.
Un placer de sibaritas: comer una lechuga recién cogida de la huerta.
Al pepino también le gusta trepar. Es refrescante al paladar, aunque ha cargado con la mala imagen de que es indigesto.
Comerse una docenita de pimientos fritos en aceite de oliva es ... Y si son cogidos de tus plantas con el frescor matinal, ni te digo.
Como he dicho en la introducción de este espacio, me sigue maravillando ver trepar a la judía de mata alta. Y me recuerda uno de los cuentos infantiles.
 
Picando en las imágenes, se amplian.
Hace unos 15 años se me ocurrió preparar un artilugio que sustituyese al clásico de cuatro varas unidos en la cúspide. Los vecinos sonreían con aire de suficiencia, pero el tiempo ha demostrado que el invento funciona, ahorrándome esfuerzo y tiempo todos los años, ya que dejo el entramado casi completo para la próxima cosecha.
Una prueba con melones y sandías que no parecía que tuviese éxito, ya que la huerta está en Baranda de Montija, en el norte burgalés, a 740 m. de altitud, y no tiene los días de calor que requiere este producto. Sin embargo, han salido dos sandías y otros tantos melones. 
No tengo suficientes parras para elaborar txakolí, pero algunos años consigo hacerme algún zumo de uva. Lo que si aprovecho es el sarmiento para asar las chuletas a los años siguientes.

2 comentarios

  1. Foto de Máximo Martínez Román
    Máximo Martínez Román

    Hago público aquí el comentario que te hice por correo, de algo que ya conocía y pude saborear, para que, los compañeros que piensen parecido y tengan sentimientos de culpabilidad, sepan que no son los únicos que siente la envidia de no poder gastar su tiempo en actividades como la tuya.

    “Es una pena que me encuentre a 60 leguas, o lo que es lo mismo, en horas andando, para competir contigo en la preparación del terreno, la plantación, cuidado, recolección de la cosecha, bodegones… y sobre todo en la degustación… porque doy por hecho que me cederías una parcelita.

    Un abrazo.

    Máximo”

  2. Foto de Jesús Mari Aguirrezabala Goitokia
    Jesús Mari Aguirrezabala Goitokia
    Oso ondo Iñaki!! ¡Muy bien! Me ha encantado tu reportaje como horticultor, aunque he observado que algunos calabacines terminan en punta. Eso ocurre por falta de agua.
    Como añadido a mi observación, puedo informar algo que he aprendido y aprehendido de un hortelano navarro que tiene casi 90 años. Para el buen desarrollo del calabacín, además de la humedad, es conveniente que cuando el calabacín tenga una largura de unos 10 a 12 cms. y la flor amarilla se haya cerrado, se proceda a quitar la flor con la mano para que así crezca mejor. Es un tema interesante.
    Besarkada bat. Un abrazo.

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.