BRECHAS

Hace quince días  publiqué en este mismo espacio un artículo en el que relataba los motivos que me llevaron a la Laboral de Córdoba. Por eso lo titulé  “Por qué fui a la Universidad Laboral de Córdoba”(1). En el mismo citaba que eran la economía casera y el poco espacio vital en el  hogar familiar,  los argumentos que tuvieron peso específico en mi decisión de salir a estudiar a un lugar tan lejano.
 
Pocos días después, en una reunión entre algunos hermanos -cuatro de los seis de la hermandad Fernández/Arriaga- debatimos sobre lo que se contaba en dicho reportaje y uno de ellos, el que me sigue en años, me bajó los humos haciéndome ver que no debía presumir creyéndome que la decisión de ir a Córdoba fue consecuencia del análisis de un muchacho de 14 años, sino que estaba inducida por los responsables familiares, sobre todo por nuestro padre. Se basaba en que a él le tocó ir a la Laboral de Sevilla al año siguiente. En total, dos bocas menos que alimentar.
 
Rotura, abertura, herida, impresión en el ánimo de una persona, cualquiera de esos términos son sinónimos de brecha, la cual se suele adjetivar resultando: brecha salarial, brecha económica, brecha social, brecha racial, brecha de género y, actualmente, brecha digital. A continuación pretendo explicar mi punto de vista sobre las brechas que he visto en mi entorno, el que conozco y en el que ha transcurrido mi existencia. Dado que es la web de PARANINFO el medio en el que se publica(2) enfocaré el testimonio al ambiente de las UU.LL.
 
Cuando nací, el país estaba en plena crisis tras la guerra civil, finalizada siete años antes. Entre los cabecillas vencedores y los dirigentes vencidos había, sin ninguna duda, una brecha ideológica que los llevó durante tres años de contienda a una guerra sin cuartel. ¿Y luego? Como consecuencia vino la brecha social, manifestada en un fuerte desequilibro económico. Los adictos al Régimen fueron copando puestos, no solo en la nueva Administración del país, sino incluso en las empresas que iban naciendo o resurgiendo. Ejercían el control de la producción y su posterior distribución. El resto, campesinos y obreros, padecían penuria económica. La gran brecha económica era innegable. Además, miles de españoles emigraron del campo a la industria, ocasionando una brecha poblacional. Algunos, incluso a otros países europeos.
 
Es en ese momento cuando José Antonio Girón de Velasco(3), desde su óptica falangista,  expone su idea(4) de formar a una nueva generación de españoles, hijos de obreros, para que puedan ocupar puestos de mandos intermedios en las nuevas empresas y organizaciones. En julio de 1956 se aprobó el Estatuto Provisional de las UU.LL. Antes, en 1952 se había aprobado el proyecto para la construcción de la Universidad Laboral de Córdoba.      
 
Hoy, transcurrida la quinta parte del siglo XXI, la brecha de género va disminuyendo pero, ¿qué sucedía a mediados del siglo pasado? La mayor parte del trabajo de las mujeres se reducía a las duras tareas del hogar. Y en cuanto a los estudios, pocas optaban a pasar de la enseñanza básica. De hecho, la primera Universidad Laboral que admitió jóvenes femeninas fueron las de Cáceres y Zaragoza, en 1967.
 
En los primeros años de las UU.LL. también era grande la brecha cultural y educativa entre el alumnado, según la procedencia del mismo. Sin embargo, esa grieta fue disminuyendo durante las más de dos décadas en que las cinco primitivas Universidades Laborales fueron aumentando hasta llegar a 21 instalaciones, la última la de Vigo, inaugurada en 1976. En mi opinión, basada en el  análisis de mucha información y datos recapitulados en los últimos 14 años, la formación integral –conocimientos, educación y humanismo-  ofrecida por estos centros ha sido satisfactoria.
 
Pero ahora es la edad la que nos va planteando otra fisura, la denominada coloquialmente, brecha digital, originada por las nuevas tecnologías. Cuando estaba en la Laboral de Córdoba vi los primeros programas de una televisión incipiente en blanco y negro y en mi casa familiar no había teléfono; me refiero naturalmente al fijo, pues de los móviles ni habíamos oído hablar. Ahora, raro es el hogar en que no hay varios aparatos de TV, en color y con infinidad de canales. Y quizás no haya teléfono fijo, pero sí móviles, casi uno por cada miembro de la familia. De los cinco años que estuve en la Laboral de Córdoba tendré unas quince fotografías en blanco y negro, en soporte de papel. De las copias que me habéis ido mandando para publicarlas en la web y la revista de PARANINFO, tendré almacenadas en formato digital unos tres millares.
 
Todo lo relatado en el párrafo precedente no tiene por qué ser es un gran problema para nosotros, a pesar de que andamos alrededor de la edad de platino, pero internet, los email, el WhatsApp, los youtube, Facebook, linkeden, las webs, tarjetas de pago, etc. etc. sí que lo son. Y cada vez más, pues si te vas quedando descolgado del pelotón de las aplicaciones digitales, puedes quedar fuera de la carrera. A veces, este sentimiento de impotencia ante lo digital, es el primer paso para la Soledad-No-Deseada.
 
Del edadismo, la discriminación por edad, puede que hablemos en otro momento.
 
Al final, me ha salido un artículo muy largo –me estoy acordando del amigo Nicolás-, pero si alguien se ha quedado con ganas de leer un poco más puede hacerlo en el  enlace ->BRECHA DIGITAL.
 
Un saludo y a disfrutar del verano, a pesar de la Covid19.

 

[1] Según la estadística del servidor de la web de PARANINFO, ese reportaje tiene una media de 18 visitas cada día.

[2] Continuará PARANINFO mientras  haya lectores, aunque también vendrían bien otros apoyos.

[3] Ministro de Trabajo de 1941 a 1957.

[4] Ver pág. 3 de “Historia de la U.L.C. en versión resumida

Sobre Iñaki Fernández Arriaga

Socio fundador de A.LA.CÓ., la primera asociación de Laborales de Córdoba.

Socio fundador de Aulacor, la asociación nacida del acuerdo entre responsables de A.LA.CÓ. y Ulacor.

Administrador de la web oficial de Aulacor hasta que fue injustamente expulsado y sin derecho a defensa.

Administrdor de esta web de PARANINFO.

Miembro del Consejo de Redacción de la revista PARANINFO.

Coordinador del libro 'RECUERDOS DE LA UNI'

2 comentarios

  1. Foto de Miguel Ángel González Antonio
    Miguel Ángel González Antonio
    Muy buen reportaje. Preciso y a tiempo de lo que estamos viviendo. Respecto a la casuística de que fuisteis 2 hermanos los que tuvisteis que 'volar', se repitió en mi caso ya que de 7 hermanos fuimos los dos últimos los que tuvimos que salir de casa, en mi caso con 11 años.
  2. Foto de Iñaki Fernández Arriaga
    Iñaki Fernández Arriaga
    La BRECHA DIGITAL es la última de las fisuras intergeneracionales en la que nos vemos inmersos los Mayores -no es error la mayúscula-, pero no la única que hemos conocido.

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.