EL CAMINO RELIGIOSO (Luis Carramiñana)

     Actualmente las personas que hacemos el Camino de Santiago, lo llevamos a cabo por muchas circunstancias que sumándolas nos dan un objetivo que es lograrlo en base a los ideales que nos hacen ponernos en marcha. Cuestiones como el deporte, la amistad, la cultura, la gastronomía, la soledad y la fe religiosa entre otras que mezcladas entre si dan un resultado en el que en cada persona sera más importante una u otra de estas opciones como principal punto de enganche.
       Cuando los peregrinos iniciaban en Europa su romería hacia Santiago de Compostela, además de tener que luchar con las dificultades del camino, tenían una cosa muy clara y no era otra que el ideal de su fe cristiana, que le impulsaban a sufrir toda clase de privaciones y incomodidades, a cambio de lograr el perdón de sus pecados y la bendición del Apóstol.
      En este siglo XXI, las dificultades del camino son mucho menores que en antaño, porque hay medios de todo tipo para atender a los peregrinos en su andadura por los diversos caminos.
       Ahora la fe religiosa esta presente en muchas de las personas que forman este recorrido tan apasionante y lo esta de diferente medida en unos y otros, pienso que una buena parte tenemos una creencia que nos ayuda y nos hace tener un asidero donde agarrarnos en los momentos mas duros del peregrinaje, dándose la circunstancia de que en varios casos se camina por una promesa hecha por una solución a un problema como aprobar un examen, encontrar un trabajo, conseguir un objetivo o lograr una curación de una enfermedad.
      Hay un momento muy particular y emotivo en el que queda reflejado este ideal y es cuando en las misas del peregrino que se llevan a cabo en los finales de etapa más característicos, donde en las parroquias de estos lugares al terminar la misa, el sacerdote da la bienvenida y la bendición a los peregrinos con una sencillez y cariño que logra juntarnos a todos en una misma oración y deseo. Es emocionante ver la Colegiata de Roncesvalles repleta de personas llegadas de toda Europa, escuchar en varios idiomas la salutación que nos da fuerzas para seguir adelante. Estoy convencido que muchos entramos a la Iglesia por seguir una costumbre típica, pero salimos reconfortados porque las emociones se suman y se logra una unidad que sirve para darnos un empujón. Hablando con los compañeros que nos encontramos caminando, he escuchado varias veces que aunque seas poco religioso, con el paso de las etapas en diversos momentos se crea un ambiente que te hace pensar que algo más que lo material te deja huella en tu espíritu.
      Esta fórmula se da en muchos lugares, teniendo especiales recuerdos de esta ceremonia en Los Arcos, Santo Domingo de la Calzada, Nájera, Carrión de los Condes, Rabanal del Camino, Portomarín, Triacastela, Arzua, Pedrouso y desde luego Santiago.
      En Carrión de los Condes, Los Arcos y otros lugares el párroco llama a los peregrinos por cada uno de las zonas de origen para que se acerquen al altar y tiene luego un recuerdo especial para cada grupo de estas naciones.   
      En Triacastela hay folletos de oraciones de la misa en por lo menos 20 idiomas, de tal forma que la misa se lleva a cabo con peregrinos de diferentes nacionalidades alrededor del altar y que leen las oraciones en sus idiomas respectivos. Emociona la unión y el respeto entre todas las nacionalidades.
     Mención especial de debe hacer notar es la fe y religiosidad se expresan los peregrinos que vienen de los países más orientales, como Japón, Corea del Sur, Vietnam y de Taiwan a los que se les ve caminar con el rosario entre las manos rezando en silencio y luego en las misas aguantan arrodillados buena parte de la ceremonia, donde los españoles estamos levantados o sentados.  Hay que reconocer su gran sacrificio de viajar desde tan lejos y además cuando tiene problemas de salud y caminan con dificultad y aunque vayan casi arrastrados siguen adelante porque saben que es muy complicado volver en otro momento a España a iniciar el recorrido dejado por estos tropiezos por enfermedad o lesiones.
      Para los peregrinos orientales católicos que son minoría en sus países, hacer el Camino es una emoción y un orgullo, además de ser un encuentro con la Paz y la tranquilidad que no encuentran en sus grandes ciudades. Leen y oran mucho, caminando mucho tiempo sólos en silencio.
     El aumento de coreanos del sur haciendo el Camino se debe a varios factores como la publicación del libro “Una mujer va caminando sola” un reality sobre la peregrinación, canciones de un rapero y hasta la puesta en marcha de una línea directa de avión entre Seúl y Santiago, además de que esta experiencia les sirve para convalidar puntos académicos.
     Hace unos años, estábamos en el pequeño pueblo de Agés, donde había salido el sol después de caer una buena tormenta de agua y granizo, por lo que salimos a pasear hasta la iglesia renacentista dedicada a Santa Eulalia y según nos íbamos acercando se oía cantar gregoriano pensando era música puesta por la parroquia para deleite de los peregrinos, pero la sorpresa fue mayúscula al comprobar que lo que escuchábamos era un grupo de caminantes alemanes que cantaban como los mejores frailes de Santo Domingo de Silos. Toda una demostración de amor al Camino de Santiago. Al finalizar recibieron un aplauso muy merecido y las felicitaciones de los que en ese momento disfrutamos de sus canciones que te introducen en un ambiente singular.
      Y una referencia fundamental de lo anteriormente comentado llega a su cenit en la Misa del Peregrino en la Catedral de Santiago, donde gentes llegadas de todos los continentes y países del mundo llenamos este templo, y seguro que todos no somos muy practicantes pero quedamos embargados de emoción la mayoría de los presentes, como se puede comprobar al darnos la paz con un brillo en los ojos que lo dicen todo.
      Emociona también cuando eres citado en la relación que se da a conocer de los lugares de donde llega gente en peregrinación, sumándote de esta manera a una colectividad que viaja a Santiago por diversos motivos, pero que la fe también cuenta. El Botafumeiro es el símbolo de lo mismo que te retrotrae a los peregrinos que durante siglos han pasado por el Camino dejando sus huellas.
      La fe y la religiosidad unidas al respeto son muy importantes para el peregrino y estas tres condiciones se pueden sentir en todos los lugares, desde las sencillas iglesias de los pueblos hasta las magníficas iglesias románicas o las catedrales, las ermitas, los cementerios, los cruceros que se encuentran en el camino, las placas en homenaje a los fallecidos durante el Camino y tantos ejemplos como te pueden dar las personas que en la vida normal no somos practicantes, pero que el Camino en determinadas circunstancias nos hace pensar y sentir cosas diferentes.
      El Camino deja huella en todos los peregrinos.
 
Recordando el Camino -> VER
El Camino por el País vasco -> VER
La revuelta de la España vaciada -> VER
Una vez más, recorremos el Camino de Santiago -> VER
De Castro Urdiales a Llanes -> VER
 

Sobre Luis Carramiñana la Vega

Me alegro mucho poder ver que Paraninfo esta en marcha después de una temporada cerrada por temas informáticos a los que muchos no sabemos acceder.

Poder comunicarnos a través de este medio es un motivo de alegría y de responsabilidad para entre todos tener viva esta ventana de colaboración en que creo que todos podemos aportar nuestras habilidades para contar cosas, dar ideas, recordar tiempos pasados o tratar cualquier asunto que pueda interesar. Saludos y gracias a los que hacen posible este trabajo de Paraninfo.

1 comentario

  1. Foto de Luis Carramiñana la Vega
    Luis Carramiñana la Vega
    Cuando los peregrinos iniciaban en Europa su romería hacia Santiago de Compostela, además de tener que luchar con las dificultades del camino, tenían una cosa muy clara y no era otra que el ideal de su fe cristiana, que le impulsaban a sufrir toda clase de privaciones y incomodidades, a cambio de lograr el perdón de sus pecados y la bendición del Apóstol.

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.