ANÉCDOTAS del CAMINO

     Después de varios escritos relacionados con el Camino de Santiago en  este Año Santo Compostelano, dedico este escrito a recordar diversas anécdotas que a lo largo de los años todavía están frescas en la memoria por ser detalles importantes que duran mucho tiempo en el recuerdo debido en buena parte a que se tienen presentes por haberlas contado a menudo hablando del camino y sus aventuras.
     Primero, una de gallegos. Caminando entre Triacastela y Sarria llegamos a un punto donde no veíamos las flechas amarillas que son las señales que nos orientan en la dirección a seguir, y al pasar por una finca con granja donde había establos, huertos y unas edificaciones sueltas con algo de ganado en un cruce de cuatro caminos cuando aparece una señora vestida de negro al mejor estilo de la Galicia profunda a la que le preguntamos por donde se iba hacía Sarria, a lo que responde en gallego cerrado: “No lo sé, unos vienen por ahí y otros llegan por allá, pero nadie se para
              Nos orientamos con nuestro mejor instinto y acertamos con la dirección correcta. Pero el hablar de la mujer que seguía diciendo “Unos vienen y otros van, pero ninguno se para” lo seguimos escuchando un buen rato.
     Viento del norte. Un día de Mayo caminando desde Villanúa hasta Jaca, después de una noche y madrugada de tormenta de lluvia, nieve y mucho viento, llegamos a la ermita de San Cristóbal en la entrada de Jaca y en medio del camino estaba cruzado un gran árbol caído por la tormenta. Nos ponemos a saltar por encima del tronco cuando aparece un señor de una cierta edad con voz de cazallero y un cerrado acento andaluz que nos dice.
- ¡Mirar que en este sitio hace siempre mucho aire! No conozco otro lugar igual.
Y le preguntamos,
-pues ¿Vd. no es de por aquí?
 A lo que contesta que lleva más de 45 años en Jaca, pero que no ha perdido su acento andaluz y al preguntarle de que parte de Andalucía procede, nos responde que es de Tarifa y nos echamos a reir porque este bonito pueblo vive del aire, teniendo como eslogan “Ciudad del Viento” donde hay muchos negocios alrededor del deporte de viento, además de grupos eólicos, lo que causaba sorpresa al citar al aire como algo raro y desconocido para esta persona.
            Catalanes de Aragón. De lo pasado en Galicia y Aragón nos pasamos a Castilla y León donde en Castrojeriz paramos en el bar La Taberna, en el centro del pueblo, a tomar un café sobre las once de la mañana, siendo atendidos por el propietario que pronto se ve que tiene mucho mundo y trato fácil con los peregrinos. Al momento nos dice que se ha dado cuenta que somos catalanes y nos pregunta de qué lugar venimos a lo que les contestamos que desde Zaragoza con descendencia de Uncastillo y Soria. Insiste que somos catalanes y para demostrarlo tenemos que recurrir a nombrarle a una persona, Pedro Eugenio del Campo que es nacido en Castrojeriz y vive en Zaragoza y con el que tenemos una relación cercana. Entonces da su brazo a torcer, porque lo conoce y nos dice que nos había tomado por catalanes debido a que llevaba Isabel la cinta de la Virgen del Pilar con las barras de la Corona de Aragón que se corresponden con la bandera catalana por tener el mismo origen. Una lección de historia fue el final de este café de un mes de Mayo de 2010. Ahora este bar se encuentra cerrado.
 
          El buen vino de Agés. En Soria, hay un en las fiestas de San Juan que llamamos Sábado Agés donde se subastan en doce lugares diversas partes de los toros lidiados el día anterior y donde las botas de vino van de mano en mano y los asistentes no paran de beber al ritmo de las canciones sanjuaneras. Lo que voy a contar se desarrolló en el pueblo de Agés, situado a unos 23 kilómetros de Burgos y donde un año se dio la circunstancia de que una alemana se pasó de beber vino blanco fresco, de tal forma que llegada la hora del descanso nocturno con los efectos del alcohol quería con todas sus fuerzas acostarse con nuestro amigo Juan al que provocaba sin ningún recato. A pesar de las negativas, ella seguía erre que erre intentando meterse en su cama y tuvo que usar la fuerza y los gritos para que cesara en su empeño. Sus compañeros de peregrinaje la separaron y lograron llevarla a la ducha para bajarle el impulso erótico que el vino de Rueda le había puesto en esta situación tan complicada.
           Hoy por ti y mañana por mí. Voy a referir dos situaciones que se desarrollaron en un espacio de dos días. En la etapa del Camino del Norte entre Ribadesella y Villaviciosa debido a la gran cantidad de agua caída en la noche anterior estaban los caminos con grandes charcos y mucho barro lo que dificultaba el caminar. Al pasar cerca de Cuerres, el rio Aguamía se había salido del cauce y la situación no era nada fácil, que al llegar a un punto se agravaba debido a que un árbol estaba caído impidiendo el normal paso. Juntándome entonces con Rosa, una italiana que vive en Canadá y que agobiada solicitaba ayuda para pasar, lo que hice rápidamente acompañándole a subir al tronco y cargando un rato con su mochila además de indicarle por donde debíamos dar un rodeo para poder salvar la zona de riada. Fuimos juntos hasta Villaviciosa donde tomamos una cerveza y no paraba de darme las gracias en el trayecto que faltaba, así como decir que rezaría por mí persona para que tuviera un buen Camino en las siguientes etapas.
          Y cosas que pasan a lo largo del Camino, dos días después el campo seguía con barro y mucha agua porque había vuelto a llover durante la noche, que desde luego es mejor que lo haga durante el día, pero que tiene sus inconvenientes, como que de las fuentes sale barro en vez de agua y te quedas sin ese líquido tan importante para seguir adelante. Nos juntamos dos personas a la entrada de un pequeño pueblo del Valle de Peón y tres paisanos nos dicen que podemos llenar la cantimplora del agua de la fuente que es muy buena, así que tiramos la poca que nos quedaba y al ponernos a llenarlas vemos el color marrón de la que salía, no pudiendo llenar nuestra garrafas.  Emprendimos las subidas del alto de la Cruz y Curbiello y el compañero Sergio se adelantó quedándome solo en ese tramo de bastante pendiente, de tal forma que entre el suelo deslizante, el peso de la mochila, la falta de agua, la fuerte subida y la soledad hicieron mella en mi físico de tal forma que cada paso se me hacía más penoso de avanzar, dándome cuenta que al girar en las curvas de la subida veía que el caminante Sergio estaba parado y echaba a andar cuando veía que yo estaba cerca de él, repitiendo esta escena durante varios momentos hasta que llegamos juntos a la cima, donde había un bar para poder reponer fuerzas y hacer acopio de agua y aquarius para llegar hasta Gijón. Debido a este comportamiento como un verdadero Ángel de la Guarda le dije que estaba invitado al desayuno completo que se estaba tomando, a lo que me contesto que solo aceptaba le pagará el café y el agua. Así lo hice y volví a ponerme en marcha que ahora era más cómoda al ser cuesta abajo. Al rato nos juntamos otra vez y pude saber que trabajaba en el Ayuntamiento de Barcelona, cuidando de sus árboles, por lo que disfrutaba con el paisaje que pasábamos y no paraba de hacer fotos a la vez que me explicaba cada tipo de árboles como hayas, robles, encinas, etc. Su origen era de la provincia de Sevilla y no había perdido el acento andaluz, hablamos de Córdoba y de Soria, lugares que conocía muy bien y fuimos juntos hasta estar frente a la Universidad Laboral de Gijón, donde nos despedimos quedando para mí como un buen ejemplo de las cosas buenas que te encuentras en el camino.
         Paisanaje. Otros recuerdos podrían ser los de Sebastián y María que desde Alemania y Bélgica se acercaban a nosotros para hablar en español porque se iban a trasladar a Hispanoamérica por motivos de trabajo y de colaboración social. Como soriano de nacimiento y aragonés por tantos años viviendo en Zaragoza, es una satisfacción encontrarte paisanos con los que alternar en el camino, como los vecinos de Villar del Rio o unos ciclistas descendientes de Teruel que cerca de Roncesvalles tuvieron que echar pie en tierra por la cantidad de nieve acumulada o el dormir en el Hostal Puerta del Perdón en Villafranca del Bierzo decorada la habitación con motivos numantinos.
        Siempre se aprende. Coincidir en San Domingo de Silos el día de su fiesta y estar a mediodía en la Procesión de las Doncellas y por la tarde en la Catedral en la celebración de los ritos sobre los milagros y leyendas como la Procesión de la Rueda y el villancico Resuene es una auténtica gozada que se aumenta si tienes de compañero de banco a un peregrino francés profesor de Historia en la Universidad que no para de preguntar sobre lo que estamos viendo, no dejando de anotar todo lo que observa y escucha. Nos intercambiamos nuestros correos y me mando la memoria completa de su peregrinaje por Francia haciendo el Camino de Santiago, con todo lujo de detalles, como distancias, altimetría, lugares para observar, restaurantes, hoteles, etc.
               Recordar estos instantes, da vida a los recuerdos. Saludos del peregrino Luis Carramiñana La Vega                                                                                

 

Recordando el Camino -> VER
El Camino por el País vasco -> VER
La revuelta de la España vaciada -> VER
Una vez más, recorremos el Camino de Santiago -> VER
De Castro Urdiales a Llanes -> VER
El Camino religioso -> VER
Ciudades en el Camino -> VER
Gastronomía en el Camino -> VER
Encuentro de PARANINFO en Palencia -> VER

 

Sobre Luis Carramiñana la Vega

Me alegro mucho poder ver que Paraninfo esta en marcha después de una temporada cerrada por temas informáticos a los que muchos no sabemos acceder.

Poder comunicarnos a través de este medio es un motivo de alegría y de responsabilidad para entre todos tener viva esta ventana de colaboración en que creo que todos podemos aportar nuestras habilidades para contar cosas, dar ideas, recordar tiempos pasados o tratar cualquier asunto que pueda interesar. Saludos y gracias a los que hacen posible este trabajo de Paraninfo.

1 comentario

  1. Foto de Luis Carramiñana la Vega
    Luis Carramiñana la Vega
    LOS PIES QUIEREN SALIR A CAMINAR, PERO EL AMBIENTE NO ESTÁMUY DESPEJADO.
    MIENTRAS LLEGAN TIEMPOS MEJORES, ENVÍO UN ESCRITO SOBRE ANÉCDOTAS DE ESTE PEREGRINO.
    ENVIO UNAS FOTOS HECHAS POR MÍ
    SALUDOS Y BUEN CAMINO A PESAR DE LA PANDEMIA. LUIS

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.