Recuerdos de niñez... (1953- en Carlos VII)

NOTA PRELIMINAR.- En este artículo hay que destacar la aportación de información de los hermanos Garoña (Mari Carmen y Luis), así como la de Alberto Olarte. Han sido datos precisos y aclaratorios sobre recuerdos de aquel curso escolar, los cuales están un tanto difuminados en nuestras mentes por el paso del tiempo.

Ahora nos parece que a las horas y días les han puesto alas, pero cuando éramos niños las jornadas discurrían lentamente. Bueno, en el periodo vacacional parecía que se aceleraban, pues siempre nos parecían cortas. Se habían acabado las vacaciones de verano de 1953 y al despertar de un nuevo día de mediados de septiembre, terminado el desayuno de sopas de leche con colacao[1], salí de mi hogar camino de mi nueva escuela. Prácticamente la distancia era la misma que la que había recorrido los años anteriores para asistir, primero como párvulo al Colegio Español y luego a la escuela de Conde de Balmaseda, con la conocida doña Teófila. Al llegar a la plaza del Casco, dejando atrás el caserío Castaños[2] en lugar de seguir por la Alameda de las Llanas –antes Alameda de Arana-, cruzaba la plaza y ya tenía a la vista el bonito edificio de la escuela de Carlos VII, aunque tiznado por el polvo de las cementeras y de AHV.

El centro escolar se había inaugurado en 1914 con el nombre de Escuela Municipal Carlos VII[3], Inicialmente tenía dos plantas principales, la primera con tres aulas para niños y la de arriba con cuatro para niñas. En el curso que estamos relatando, los maestros eran don Andrés Asín Asín, don Julián ¿Murgoito? y don Saturnino de la Peña, el director. En las clases de niñas: doña Pilar, doña Mª. Luisa, doña María –esposa de don Julián y vecinos míos- y doña Martina, la directora.

El edificio estaba ubicado entre las calles paralelas La Iberia[4] y 25 de Diciembre, y la perpendicular a ambas, la Gran Vía de Carlos VII –antes de La Vizcaya y hoy Gran VíaJosé Antonio de Aguirre-. Este año, además de Carlos VII y Conde de Balmaseda,  estaban cumpliendo su función las escuelas públicas de Urbinaga (1889), General Mola -antes y ahora, Rebonza[5] (1933) y José Antonio Primo de Rivera (1925) –antes y ahora Vista Alegre-. Además existían otros centros de enseñanza particulares: el Colegio Español (1940) para párvulos, el colegio Nuestra Señora de Begoña (1952)[6] y el Patronato (1953) para bachiller. Además funcionaban la ya famosa Escuela de Artes y Oficios y el resto de Escuelas de Aprendices de AHV, Babcock & Wilcox, General Eléctrica, La Naval, etc. Entre paréntesis el año de la inauguración. Sobre sus andanzas en la escuela de Rebonza también ha escrito Charles Rivera Olaskoaga en su obra "Aquella escuela, este pueblo, Sestao"

En 1953 tenía 7 años y entré al segundo curso de primaria en la clase de don Andrés Asín Asín. Muchos de los compañeros que estuvimos en la escuela con doña Teófila (Alberto Olarte, Javier Doueil, Luis Garoña, Javier Sierra,…) volvimos a encontrarnos. Juntos, en fila, cantábamos el himno nacional antes de entrar en clase, saludábamos al maestro antes de sentarnos y compartíamos, con más o menos aceptación y receptación, los datos que formaban parte de los conocimientos que se suponía debíamos adquirir. Para exponer de una forma ordenada mi experiencia educativa de aquellos años y la importancia –lógicamente en aquél momento no era consciente de ello- que dicha formación ha tenido posteriormente en mi vida, he tomado notas de varios trabajos de expertos en la materia, extrayendo todo aquello que ahora siento que fui testigo y actor.

El contexto socio-económico de esa época era el correspondiente a la quiebra en una postguerra. El ideológico, el nacional-catolicismo (ver el final de este escrito), basado en tres pilares: patria, religión y familia. Por ello, la finalidad de los planes educativos hacia las nuevas generaciones era la de orientar a los escolares hacia dos alternativas: formación intelectual –bachillerato y universidad- o preparación para trabajar en la industria, en el comercio o en la agricultura. Y todo en la lengua del imperio; las lenguas vernáculas –euskera, catalán y quizás el gallego- estaban prohibidas en los espacios fuera del hogar y por ende de la escuela. Un simple agur, en la escuela de una aldea, podía suponer un castigo.

Las materias que se impartían, casi con un único libro –la Enciclopedia Álvarez-, eran de tres tipos: las instrumentales (Lectura, Escritura, Redacción, Dibujo y Cálculo), formativas (Religión, Lengua, Matemáticas, Educación Física y FEN –formación del espíritu nacional- que englobaba Geografía e Historia) y las complementarias (Ciencias Naturales, Música, Canto y Trabajos Manuales, que en el caso de las niñas se llamaban Labores del Hogar). Cada maestro tenía su librillo para hacer que aprendiéramos esas materias, pero tenían una consigna común: homogenización del dictado jerárquico en Religión y FEN.    

Acudíamos a clase de lunes a sábado, mañana y tarde, salvo los jueves por la tarde, seguramente para que la semana no se hiciese tan larga. Creo que el horario era de 9 a 12 por la mañana, con un recreo intermedio y de 15 a 17 horas por la tarde. Luego a casa, merienda de pan con chocolate o chorizo pamplonica, los deberes y a jugar a la calle, hasta que anochecía o nos llamaban desde los respectivos hogares.

Los pupitres eran de madera, con capacidad para dos “compas”, con el hueco para el tintero y el plumier. El tablero de la mesa se levantaba para dejar en su interior lo que no se usaba en el momento. La luz solar nos entraba por los amplios ventanales de la izquierda. La mesa del profesor, ubicada sobre una tarima, dominaba la clase y el gran encerado con sus tizas y el borrador. En las paredes un crucifijo, un gran retrato del dictador Franco, otro de José Antonio –fundador de la Falange- y un mapa de España. A veces, carteles sobre la importancia de mantener la dentadura sana y la hucha para depositar monedas para el Domund.

Estos días –noviembre de 2020- está punto de aprobarse una nueva Ley de Educación, la Lomloe; hace la número ocho desde la desaparición de la dictadura, lo cual entristece por la falta de consenso político y social generalizado en algo tan importante como la EDUCACIÓN. Sin embargo, en los años que abarcan estos relatos, estaba vigente la ley Moyano que aprobada en 1857, mantuvo la estructura organizativa de los cuatro niveles –párvulos, elemental o primaria, secundaria o bachiller y superior- hasta la reforma en 1970, más de un siglo. Eso sí, en 1945[7] se modificó el nivel de educación primaria que abarcaba desde los 6 a los 10 años.

A modo de ejemplo del tipo de enseñanza que recibíamos despedimos este escrito con un párrafo extraído de uno de los libros de texto de la época. “Historia de España. Segundo grado[8], de Luis Vives. Dice así en la página 234:”Y nuestra Patria fue elegida por Dios para empresa tan sublime como la evangelización del Nuevo Mundo”. No es de extrañar esta idea si en las monedas que usábamos en nuestras compras se podía leer: “Francisco Franco Caudillo de España por la Gracia de Dios”.

[1] Mezcla de azúcar, cacao en polvo soluble, harina de trigo y cola-malteada que salió al mercado en España en 1950. Cambia el sabor y el color de la leche para que sepa a cacao.

[2] Estaba ubicado en la esquina de la campa de la iglesia, a la izquierda de la subida principal a Santa María, junto a las dos columnas y el puesto de arbitrios municipales. Una vez derribado fue la Casa Sindical y hoy en día está reconvertido en oficinas municipales con el nombre de Edificio Castaños. Frente al caserio, en el portal de acceso a la sede social del Sestao Sport, el nervioso, menudo y famoso Lobito, vendía la prensa matutina.   

[3] Casi un siglo después, en 1987, la convirtieron en la Escuela Municipal de Música, eso sí, con un piso añadido, pero manteniendo el mismo estilo que imprimió en su origen el arquitecto Santos Zunzunegui.

[4] En honor a la empresa Fundición de Hojalata, Tubos y Baños Galvanizados La Iberia, construida en 1890 sobre las marismas del Ibaizabal, o playa de Sestao. Antes de urbanizarla, la calle era conocida como la Estrada Vieja.

[5] En la inauguración estuvieron presentes el presidente de la República, D. Aniceto Alcalá Zamora, y el Ministro de Obras Públicas, D. Indalecio Prieto.  

[6] Propiedad de AHV y gestionado por los “Hermanos” de La Salle

[7] Ley de 17 de julio de 1945 sobre Educación Primaria, publicado en el BOE nº199 de 18 de julio de 1945.

[8] Editado en 1951 por Editorial Vives.
ÍNDICE de Recuerdos de niñez y mocedad en Sestao-> ENTRAR 
Fuentes e información -> BIBLIOGRAFÍA
Si deseas añadir información o que se corrija algún dato, escribe a ->CONTACTO

Sobre Iñaki Fernández Arriaga

Socio fundador de A.LA.CÓ., la primera asociación de Laborales de Córdoba.

Socio fundador de Aulacor, la asociación nacida del acuerdo entre responsables de A.LA.CÓ. y Ulacor.

Administrador de la web oficial de Aulacor hasta que fue injustamente expulsado y sin derecho a defensa.

Administrdor de esta web de PARANINFO.

Miembro del Consejo de Redacción de la revista PARANINFO.

Coordinador del libro 'RECUERDOS DE LA UNI'

2 comentarios

  1. Foto de sestao bizkaia
    Buenas noches Iñaki, permíteme que te haga una correcióna este texto :
    "Estaba ubicado en la esquina de la campa de la iglesia, a la izquierda de la subida principal a Santa María, junto a las dos columnas y el puesto de arbitrios municipales. En la entrada al caserío se ubicabaLobito, el famoso e inquieto repartidor de periódicos."
    Lobito en los años 50 vendía los periódicos en el portal del Club delSestao, luego cuando hicieron la casa de enfrente(la de los arcos) se pasó allí y se fue después alaplazoleta del edificio de Castaños donde puso el kiosko.
    Saludos. (Julio Flaño)
  2. Foto de Iñaki Fernández Arriaga
    Iñaki Fernández Arriaga

    Aprovechando mi primer curso en la escuela del Kasko o Carlos VII, introduzco algunos puntos para reflexionar sobre la des-información a la que estuvimos sometidos en la edad escolar.

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.