Recuerdos de niñez en Sestao: Fiestas hogareñas

Daniela cumplirá tres años de edad a finales de este mes y ya entiende muchos conceptos del día a día. Por eso nos hemos decidido a sacar, por unos días, las vetustas figuras de barro que componían el nacimiento de mis años infantiles en nuestro hogar de Albiz, en Sestao. El portal, el puente y algunas figuras las compraron mis padres; luego, cada año, durante las vacaciones de navidad, acudía con mis ahorros a la caseta del Zamorano, ubicada al comienzo de la calle San Diego, en la confluencia con  La Iberia, junto al caserío Otxoa, frente a la escuela de Carlos VII, la del Kasko, y allí iba adquiriendo nuevas figuritas de barro cocido con un apaño de color que el tiempo se ha encargado de ir desluciendo. Se pueden leer más detalles y ver las figuras en -> “RECUERDOS DE NIÑEZ; FIESTAS NAVIDEÑAS”. Daniela ya había ayudado a su amama[1] a poner los adornos en el Árbol, y ahora le encanta sacar a los untxiak, oiloak eta ardiak[2] , de entre el musgo artificial, pasando los dedos por las patas hechas con clavos embutidos en el barro original.
 
La cabecera de este artículo muestra las imágenes de varias de aquellas figuras. En la base de los Reyes Magos –montados en caballo y no en camellos- se puede leer el sello de uno de los fabricantes, “Serrano de Murcia”. Otras figuras aún mantienen en la base el precio: entre 0,60 y 1,25 pts. Los últimos años, seguramente por eso de la globalización y el cambio de valores y creencias en la sociedad postmoderna, el Nacimiento, o los Belenes y Reyes Magos conviven con Papá Noel (Santa Claus), Olentzero, el Árbol, etc.    
 
Mientras escribo rememoro escenas de aquellas cenas navideñas, ocho personas –seis menudas-sentadas en taburetes y banquetas alrededor de una mesa que solo se abría, se hacía extensible, en estas ocasiones, colocada en el centro de la cocina. El espacio era pequeño, pero parecía más amplio pues solo estaba la chapa de carbón, la fregadera y un armario esquinero; no había ni lavadora, ni frigorífico, ni lavaplatos,… ni otros electrodomésticos menudos, pero allí estaba la familia, nuestra tribu. El menú era conocido con antelación, pues era clásico, casi calcado al de años precedentes: sopa, coliflor, pollo, lomo con pimientos, bakalao y de postre… compota de manzana y orejones. Luego, algún trocito de turrón duro y blando.
 
La cena de la Nochebuena de 1960 fue especial por las razones que voy a relatar. Como ya he comentado en algún artículo anterior -recogidos bajo el título de “Recuerdos de niñez y mocedad…en Sestao”- a finales del verano de ese año me fui con una pequeña maleta a Córdoba, becado por la Mutualidad Siderometalúrgica, para estudiar en la Universidad Laboral construida hacía cuatro año en la ciudad de la Mezquita. Tenía 14 años y llegué a la Laboral con pantalón corto. A primeros de diciembre, antes de las vacaciones navideñas el Maestro Chica, profesor de Música, nos enseñó en clase el popular villancico “Los peces en el río” y la canción vasca “Maitetxu mía”. El primero fue una novedad para mí; con la segunda notaba un cosquilleo de nostalgia en las entrañas. Habían transcurrido tres largos meses -por lo menos a mí me parecieron eternos- en los que el contacto con mis padres y hermanos era la anhelada carta semanal[3]. Volví al hogar con ganas, con pantalón largo[4] y con unos pequeños detalles para mi familia: una caja de polvorones y mantecados cordobeses y una botella de Montilla-Moriles. Hoy en día, con esa edad, no hubiera podido comprar esa bebida alcohólica, pero era bastante normal que nos diesen por las mañanas un sorbito de vinos medicinales de quina, bien de Santa Catalina o de San Clemente.
  
En ese tiempo los Reyes Magos no se equivocaban y nos traían lo que sabían que íbamos a necesitar y algún juguete para que disfrutase el niño cuya inocencia seguía tutelada por los padres, maestros y amigos de barrio y escuela. Nuestros niños de hoy en día reciben regalos y juguetes de Olentzero, los reyes magos y hasta de Amazón. Y de informarles –que no es sinónimo de educación- se encarga de forma importante la televisión, elemento de difícil control por parte de los educadores auténticos.
 
Antes de la despedida, una petición: pensemos en aquellas amigas y amigos y conocidos en general que, por las desgracias de la vida, están SOLOS, padeciendo una soledad-no-deseada. Una simple llamada telefónica será un bálsamo para su estado anímico. Puede servir el whatsapp, pero con este sistema no se siente el timbre de la voz humana, el que transmite la emoción.
 
Era tradicional que por estas fechas PARANINFO recogiese muchas felicitaciones y deseos de amor y felicidad que muchos laborales las hacían llegar desde pueblos, ciudades y aldeas. Eso me llevaba mucho tiempo del que ahora no dispongo[5]. Pero os pongo los enlaces a las de años anteriores; el sentido de todas ellas es similar y el deseo el mismo: FELICIDAD – ZORIONAK. Amén.  
 
Navidades 2020 -> VER
Navidades 2019 -> VER
Navidades 2018 -> VER
Navidades 2017 -> VER
Navidades 2016 -> VER
Navidades 2015 -> VER
Selección de Villancicos -> OIR
El espíritu de la navidad -> LEER
Felicitación navideña -> VÍDEO
 
Un abrazo de
Iñaki Fernández Arriaga
(Sestao 1946)
------------------------------------------------------------------------------------------------
[1] Abuela en euskera.
[2] Conejos, gallinas y ovejas en euskera.
[3] En la década de los 60´ disponer de teléfono en el hogar aún era un lujo, por lo que el correo tradicional era el medio de comunicación a distancia más extendido. A modo de curiosidad los buzones domiciliarios en los portales no comenzaron a instalarse hasta 1962..  
[4] Los pantalones formaban parte del vestuario incluido en la beca, junto a ropa interior, camisas, jersey, chándal, albornoz, calcetines, zapatos y botas.    
[5] El día sigue teniendo solo 24 horas a repartir entre rehabilitación de la nueva rodilla que me han implantado, AJANE (asociación de mayores de Algorta/Getxo), CONTRA LA SOLEDAD (asociación contra este mal de nuestro tiempo),… y Daniela, alegría de sus aitites.  
ÍNDICE de Recuerdos de niñez y mocedad en Sestao-> ENTRAR 

Fuentes e información -> BIBLIOGRAFÍA 

Si deseas añadir información o que se corrija algún dato, escribe a ->CONTACTO

Sobre Iñaki Fernández Arriaga

Socio fundador de A.LA.CÓ., la primera asociación de Laborales de Córdoba.

Socio fundador de Aulacor, la asociación nacida del acuerdo entre responsables de A.LA.CÓ. y Ulacor.

Administrador de la web oficial de Aulacor hasta que fue injustamente expulsado y sin derecho a defensa.

Administrdor de esta web de PARANINFO.

Miembro del Consejo de Redacción de la revista PARANINFO.

Coordinador del libro 'RECUERDOS DE LA UNI'

1 comentario

  1. Foto de Máximo Martínez Román
    Máximo Martínez Román

    Relato hecho con maestria, o tal vez por vivencias paralelas, lo escrito por Iñaki me traslada a esos años 60 en Córdoba.

    Felicito con el video de la Asociación Contra la Soledad deseando felices fiestas y un 2022 en compañia y acompañando. ->https://youtu.be/gw9moNzro2M

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.