VIAJES SIN PARALELISMO. Crónica de un Encuentro jubiloso y el drama de los refugiados de la guerra

De nuevo el jubilado inquieto… y esta vez para escribir una crónica agridulce, pero obligada por dos motivos contrapuestos, al menos en mis sentimientos, y que quiero manifestar. El triste, porque cuando escribí sobre “la Europa que no queremos”, en el número que vio la luz en el reciente encuentro de Palencia, “amenacé” con abordarlo, -me refiero al drama de los refugiados de las guerras de Oriente, que aquí designo como, “LOS OTROS”-. El agradable, el encuentro de Laborales del último fin de semana de septiembre en la mencionada ciudad castellana. Los dos quiero compartirlos con los asistentes a “Boston y a California”, los imposibilitados que no optan por una u otra localización y los simplemente indiferentes; con todos, con los que tantas vivencias y valores tengo en común.

Inicio un viaje en viernes, ocupando la mayor parte de mi maleta con electrónica de grabación de imagen y sonido para poder retener para la posteridad los momentos agradables que me deparará el fin de semana.

“LOS OTROS” guardan en su mente las imágenes de familia, comunidad y territorio que se ven obligados a abandonar.

Viaje corto en tiempo, en tren, a través de largos túneles construidos recientemente para comunicar.

“LOS OTROS” entran en el oscuro túnel de un viaje incierto al que les han obligado los egoísmos, los odios, la incomunicación, la ruptura con los valores humanos.

Estamos en Palencia. A pie desde los hoteles, unos por la ribera del rio, todos divisando los campanarios de las iglesias que, como hongos, proliferan en el paisaje urbano. Visita al gótico catedralicio “contaminado” con otros estilos y vuelta al hotel. Reparto de abrazos entre otros a  los deportistas, -los “Miralles”- más madrugadores y a los que no se les ve cansados, lo que me reafirma en la convicción de que “patearse” los “distantes” hoyos de un campo de golf me parece que no supone un gasto excesivo de calorías o que estos queridos compañeros son unos “jabatos”. Entrega de la revista que tanto esfuerzo le cuesta a su impulsor Iñaki, como ilusión acrecentada con cada número que imprime y satisfacción que transluce, aunque trate de esconderla. Cena abundante y recordatorio de tomar la pastilla prescrita para algunos por parte de las “contrarias”. Paseo nocturno en una agradable noche otoñal.

“LOS OTROS” con ampollas en los pies después de meses de travesía dirigiéndose hacia donde creen poder paliar su desgracia, sin saber en muchos casos ni adonde han llegado, son recibidos con hostilidad y alimentados, para que no sea noticia su muerte por inanición o por el hipotético conflicto para sobrevivir, como animales de zoológico a los que se les arrojan las piltrafas. Saben que tienen que medicamentarse, pero han perdido sus pastillas en no se sabe que desembarco.

Hablamos de los nietos, los que tenemos la fortuna de oírles diariamente, y escuchan los que están libres de ataduras, que también es una ventaja; los unos y los otros valoran su situación. Algunos, el cansancio los recluye en sus habitaciones o son previsores de cara a la jornada del sábado preñada de actos; otros, antes de recluirnos tomamos un piscolabis, paseamos y acabamos sentados de madrugada en un banco, saltando de temas actuales a recuerdos juveniles sin sucesión de continuidad.

 “LOS OTROS” también recuerdan, pero en este caso la nostalgia les entristece y la zozobra les invade ante el futuro incierto que les espera, la alegría frustrada de un nieto/a que se ha quedado varado en una playa, o de otro que no nacerá por una gestación abortada involuntariamente, el hambre, la enfermedad que se ceba como siempre con los más débiles de los ya indefensos.

Sábado de carreras matinales para algunos que no hemos conseguido hacer funcionar el despertador pero todos, en el punto de encuentro, antes de la hora prevista para subir al autobús. Viaje juvenil con el “Margarita se llama mi amor…” entre otras lindezas y visitas a la historia; permanente tejer y destejer de los pueblos, culturas que florecen, en este caso la romana, consiguiendo objetivos de habitabilidad, arte, y cultura “culta”, asombrosamente  desarrollada y que la sociedad actual reinventó “antesdeayer” o utilizó hasta “hace unas horas” en lo que es el cronograma del tiempo (arado romano y romana de pesar como ejemplo).

Mesa y sobremesa placentera con comida rica y abundante, -yo propongo, supongo que para desagrado de la mayoría, que sin detrimento de la calidad, la dedicación de los organizadores a este apartado se relaje-; unos huevos fritos con patatas puede ser suficiente: ¡Somos jubilados! y algunos por la noche no concilian el sueño o temen a los resultados de los análisis que días después se tienen que hacer. De nuevo al autobús, visita al románico de Frómista con iglesia basílica reconstruida, museo audiovisual y carrera para llegar a la ermita visigótica más antigua de España con transformación a lo largo de la historia por quienes “vienen de nuevo” y por intereses nunca confesados o todo lo contrario, tratan de hacer “tabla rasa” de lo anterior. Su origen una leyenda, otra vez como no, de virtudes curativas de un manantial. De nuevo el agua milagrosa como la del pozo de la cripta de San Antolín. Regreso a la base cuando el astro sol ilumina otras latitudes, cena libre, para los “triperos” (me gustaría saber si hubo alguno) charla animada de muchos y merecido descanso.

Mientras tanto, “LOS OTROS” huyendo de los que están “destejiendo” y condenando a generaciones, los que desde el exterior defendiendo intereses geoestratégicos disfrazan de guerras de religión o choque de culturas, el enfrentamiento y/o con la connivencia de intereses locales paralelos, escondiendo al grueso de las poblaciones, sus egoísmos. La incertidumbre sobre su futuro y el de sus descendientes que les acompaña planea sobre ellos; las expectativas, un largo y oscuro invierno climatológico y personal.

Domingo de misa de 10 con asistencia masiva de practicantes, escépticos y ateos. Es una reunión con un compañero, Jose Luis, que desde el púlpito cercano, -a la altura de la grey-, implantado por el Vaticano II, nos habla como amigos de los valores de la amistad, familia,… y otros que “mamamos” en Córdoba;  con el mismo fondo que lo hubiera hecho yo, pero no con su brillantez.

Paseo por la ciudad; en mi caso en compañía del “Abuelo” apelativo cariñoso con el que llamábamos al palentino Tomas Salgado los compañeros de aula, que se “desvivió” abandonando todas sus ocupaciones para hacer la estancia más agradable si ello aún era posible, y en las explicaciones de la historia de la tranquila Palencia.

Comida de despedida para la mayoría y regreso. Viaje en tren, ensimismado, recordando las horas compartidas y las conversaciones, en las que no hemos podido profundizar lo suficiente, con compañeros y amigos con los que también en la actualidad comparto formas de pensar. Ceno en casa con las noticias del recuento de votos de las elecciones autonómicas catalanas, en una disputa de nacionalismos que más parecen promovidas para que los ciudadanos manifiesten sus diferencias; en silencio deseo que la prudencia de los ciudadanos sea el resultado final, y se anteponga a la sobreactuación de los gobiernos autonómico y de la nación, obligándoles a la sensatez.

Por ultimo: un si entusiasta a quienes promueven encuentros de convivencia en la amistad y el compañerismo... aunque no sean encuentros unitarios, y malditas las guerras y quienes las promueven cuyas consecuencias, al menos, deben dar paso, en las personas de bien, a la solidaridad a la que estamos obligados para con los que las sufren.

Fray Luis de León, y/o Unamuno saludaba diciendo: “Como decíamos ayer… “ Yo, el inquieto jubilado me despido. ¡HASTA MAÑANA!

 

Sobre Máximo Martínez Román

3 comentarios

  1. Foto de Iñaki Fernández Arriaga
    Iñaki Fernández Arriaga
    Aunque la idea de Nicolás parece justa -y lo es-, creo que no es la solución idónea. Tenemos que ir al origen; las personas son obligadas a dejar sus hogares y tierras y buscar refugio en otros paises como consecuencia de guerras... que se hacen con armas fabricadas y vendidas por muchos de esos paises europeos -entre ellos, y de forma destacada, España. La solución bonita, pero poco factible, sería no producir armamento; siendo realistas, -no del rey- podíamos dejarlo en que cada pais fabrique el armamento que crea necesitar para la defensa de su territorio, pero nunca para beneficiarse de la lucha en paises y territorios ajenos. A veces, incluso vendiendo las armas a los dos bandos.
    Los interesado en el tema pueden profundizar más en el enlace ---> INDUSTRIA ARMAMENTÍSTICA ESPAÑOLA
    Pero voy más lejos, ¿cómo es posible que cuerpos de policía muy competentes, sean incapaces de terminar con los traficantes de armas, con lo que éstas abultan?
    Ahí lo dejo.
    Un saludo.
  2. Foto de Antonio Miralles Climent
    Antonio Miralles Climent
    Hola Máximo: Graciaspor tu mensaje que compartimos todos.
    Nos ha hecho recordar lo afortunados que somos, mientras los " otros" luchan por sobrevivir, nosotros disfrutamos de todas las comodidades.
    Deberíamos ser agradecidos y solidarios. Tu mensaje ha sido muy emotivo.
    Un abrazo.
    Antonio
  3. Foto de Nicolás Pantoja Mantero
    Nicolás Pantoja Mantero
    Después de leer lo que Máximo llama “crónica agridulce”, sobre la crisis de los refugiados de las guerras, sobre todo la de Siria, quiero manifestarle que empatizo absolutamente con él.
    Creo que debemos de pedirle a todos los Estados que conforman la Unión Europea, que sean solidarios y acojan sin ningún tipo de reserva a todas estas personas que se ven obligadas a abandonar sus países, por ser perseguidos por razones de raza, religión, motivos políticos o como consecuencia de la guerra. Debemos recordar que muchas personas de estos Estados en tiempos pasados, sufrieron en alguna medida esta situación. También indicar que podemos aportar nuestro granito de arena, con nuestra oración pidiendo por estas personas, y el que pueda, con una aportación económica según sus posibilidades a AGNUR (Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados), que lucha para proteger a los mismos desde 1950, y que garantiza el buen uso de estas aportaciones económicas.

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.