Gastronomía en el Camino de Santiago (Luis Carramiñana)

        Siguiendo con El Camino de Santiago en sus diversas vertientes,  corresponde tratar de la gastronomía que se desarrolla a lo largo del peregrinaje y que tiene muchos aspectos a tener en cuenta.
        Si no solo de alimentos vive el hombre, por tener más que vida vegetativa, tampoco puede pasar sin ellos. El peregrino en la Edad Media era moderado en la comida además de cumplir con los ayunos que la Iglesia establecía. No debe confundirse el ayuno con el hambre y la gula tampoco causaba estragos en los peregrinos.  Así clamaban cuando hacían penitencia.
 
¿Donde estáis jamones míos,
que nos doléis de mi mal?
Erais, jamones, leales:
bien os puedo así llamar,
pues aunque merecéis nombres tales
aunque ya de los mortales
no tengáis ningún pesar.
          La ayuda alimentaria que prestaban los hospitales de peregrinos no era lo nutritiva y abundante que se necesitaba, recordando que de esa caridad ha llegado a nuestro tiempo la famosa sopa de los conventos o “sopa boba” que aliviaba el hambre retrasada. En ese tiempo la gente humilde tomaba sopa de lentejas, garbanzos, nabos, espinacas, tocino y poco más.
          Los ricos se nutrían de jamón, chorizo, lomo, perdices, cecina de vaca, queso, etc.
       El pan era de diferentes clases: el blanco y el candeal, el de trigo, cebada, centeno y en algunos casos de maíz. Los pobres tomaban bodigos, unos panecillos que se entregaban de limosna en las puertas de las iglesias y conventos.
        Sin líquidos es difícil de pasar la comida y el agua no era muy apetecida, por lo que pronto el vino se hizo hueco en las mesas. Un consejo italiano dice “Bebe vino al modo alemán, por la mañana puro; para comer sin agua y a la cena, tal como viene del pellejo.”
          En la actualidad podemos hacer el camino de diferentes formas, desde alojarse en albergues y fondas de una estrella hasta las cinco estrellas en restaurantes y hoteles de ese rango, como las estrellas Michelín o Paradores Nacionales como el de San Marcos de León o el Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela.
         Hace doce años en Roncesvalles se nos acercó un señor elegantemente vestido y nos comenta que tiene pensado hacer un Camino Cinco Estrellas y desde luego que lo aparentaba hasta en su vestuario con ropa de marca, guantes de ante, bastones y mochilas a la última moda, gafas de sol estupendas, botas de montaña de cuero repujado y buena cartera.
         En Puente La Reina estábamos tomando unas raciones de jamón y queso y nos saluda diciendo si puede sentarse a tomar algo con nosotros, le decimos que adelante y nos cuenta que ha estado comiendo en un restaurante de alto copete junto con un pelotari profesional, un ganadero y un industrial de la zona alrededor de un banquete donde no ha faltado de nada, como buena carne, pescado fresco, vino de marca, café y copas. 
           Han finalizado con Gin Tonic y el ha pedido la ginebra  más cara del mercado esperando no la tuvieran y de esa forma no beber más alcohol, pero la tenían y por ese motivo quería comer algo y beber agua para bajar el grado de alcohol.
           Dos días después, en el pueblo de Los Arcos estábamos comiendo el menú del peregrino con garbanzos como primer plato y esta persona pide permiso para sentarse con nosotros para comer lo mismo, porque había tomada una decisión: Se pasaba del cinco estrellas al menú del peregrino y entre otras cosas, prescindía del teléfono móvil mientras estuviera caminando. Reflejaba una gran alegría y cumplió con ello, excepto una comida especial en Burgos, donde terminaba su recorrido, comiendo en el Mesón El Cid, lugar que fue donde se imprimió El Quijote, dándose la circunstancia que esta persona se dedicaba a hacer facsímiles de libros de ejemplares antiguos como Libros de las Horas, Biblias, Beatos y Apocalipsis.
         Muchas más anécdotas podría contar sobre este tema como la comida en la Casa de las Brujas que nos ofreció Jesús Mari en Deba, con la buena colaboración de Paco Gabilondo. Allí frente al mar gozamos de la comida y de la buena compañía, en un momento para no olvidar, como ocurrió en la Sociedad Gastronómica de Erandio que el grupo de compañeros de la Laboral de Córdoba encabezado por Iñaki nos obsequiaron con una buena comida donde no faltaba de nada y que acabo con cánticos a tope por el gran grupo que allí nos reunimos y que siguiendo las normas establecidas, nosotros solamente pudimos cooperar con unas frutas de Aragón y unas cintas de la Virgen del Pilar.
         Un día en Bercianos del Real Camino, el menú del Peregrino consistía en macarrones  y pollo, pero antes de servir el segundo plato, el dueño se acerca y nos comenta que recordaba que habíamos estado otra vez en su establecimiento y al decirle que si, nos propone que si queremos nos cambia la ración de pollo por una de chuletillas sin aumento de precio, a lo que contestamos que adelante y se presento con unos platos donde había 11 chuletas finísimas de cordero castellano que nos sentaron de maravilla. Gente así de amable, hacen mas llevadero el camino. No muy lejos de ahí, en Fromista por dos veces nos hemos permitido una comida extra y en la Hostería de Los Palmeros, hemos disfrutado de sus buenos alimentos y bebidas, una vez solos con nuestra ropa de caminantes junto a personas vestidas de alto copete por una celebración y donde el trato fue excelente, como el año que lo hicimos en compañía de Mariano Ibáñez y su mujer Rosa.
           En León en el barrio húmedo los buenos recuerdos se agolpan, soñando con las buenas croquetas, el embutido, la cecina, las fotos de los magníficos del Real Zaragoza, en el día de la final de la Copa de Europa entre los dos equipos de Madrid y precisamente también me acuerdo de que esa mediodía fue el día que peor hemos comido en todos los años que llevamos caminando, pero que por la noche lo recuperamos con creces, tal como lo que comentamos antes.
         El vino y la cerveza son muy importantes como acompañantes de la comida, sin olvidar el agua que es primordial.  Un alimento que merece un sobresaliente, son las buenas tortillas de patatas que a mitad de mañana, nos dan fuerza para seguir adelante como las mejores tabletas energéticas, como las legumbres en los menús del peregrino, alubias, garbanzos o las lentejas que el Palas del Rey tomamos en primer año y catorce años después, todavía las tenemos en el recuerdo.
        No podemos olvidar los almuerzos de huevos fritos acompañados del buen pan gallego, así como el famoso pulpo a feira que también alegra las mesas y los cuerpos.
        Los bares del camino son muy acogedores y también los de las ciudades, como lo que nos ocurrió en el Bar el Obispo en Santiago que nos invitaron a las tapas que habíamos pedido porque tardaron en servirlas algo más de tiempo de lo previsto.
         Los viñedos de Castilla y de Galicia acompañan al Peregrino y los últimos años nos hemos aficionado al Vino Mencia del Bierzo. En el Norte, conocimos el Txacoli y en el final del Camino, tenemos la buena costumbre de acabar con una buena mariscada con vino Albariño o Ribeiro de la tierra y con la esperanza de poder volver a hacer el Camino lo más pronto posible.
        Acabo con un consejo a la gallega sobre la alimentación “Ni poco ni mucho, simplemente equilibrado

                                                                                                         Luis Carramiñana La Vega

Recordando el Camino -> VER
El Camino por el País vasco -> VER
La revuelta de la España vaciada -> VER
Una vez más, recorremos el Camino de Santiago -> VER
De Castro Urdiales a Llanes -> VER
El Camino religioso -> VER

Sobre Luis Carramiñana la Vega

Me alegro mucho poder ver que Paraninfo esta en marcha después de una temporada cerrada por temas informáticos a los que muchos no sabemos acceder.

Poder comunicarnos a través de este medio es un motivo de alegría y de responsabilidad para entre todos tener viva esta ventana de colaboración en que creo que todos podemos aportar nuestras habilidades para contar cosas, dar ideas, recordar tiempos pasados o tratar cualquier asunto que pueda interesar. Saludos y gracias a los que hacen posible este trabajo de Paraninfo.

1 comentario

  1. Foto de Luis Carramiñana la Vega
    Luis Carramiñana la Vega
    CUMPLIENDO CON MI PROMESA, OS MANDO UN ESCRITO PARA PARANINFO.
    MIS MEJORES DESEOS PARA TODOS.
    SALUDOS. LUIS

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.