Juegos infantiles en Galicia

Como complemento al artículo sobre los JUEGOS INFANTILES en Sestao, incluyo este escrito cuyo título ya dice su objetivo, citar alguno a los que jugábamos en la aldea.
 
Por estos lares, también jugábamos a las canicas, trompo, etc. Creo que conocidos por todos nosotros.
Luego aquí jugábamos a la billarda (en nuestra zona "cachiza"). Consiste el juego en levantar un palo "cachiza" con el "pateiro" y una vez en el aire darle un segundo golpe y lanzarla lo más lejos posible. Se medían las distancias con el "pateiro". Y ganaba quién la mandaba más lejos. La "cachiza" medía sobre 15 cm. y el "pateiro" sobre 50 cm.
Otro juego que nos entretenía mucho era el de las "fochas" (agujeros). Consiste el juego en hacer unos agujeros (5 o 6) en el suelo (de tierra, claro) del diámetro de una pelota (utilizábamos las que venían con los zapatos de Segarra, aquellas de color verde); la profundidad del agujero era el equivalente al radio de la pelota.
No recuerdo a cuantos pasos de los agujeros se trazaba una línea en el suelo, y desde ella, se lanzaba la pelota para que entrara en alguno de los agujeros. Si entraba, el que la lanzaba tenía que recogerla y lanzarla a alguno de los demás jugadores. Si le daba, ganaba, de lo contrario perdía.
Para jugar al trompo nos regíamos por la siguiente norma: Por S. Martiño (Martín), trompos al camino (inicio de la temporada); por S. Andrés, trompos al revés, y por S. Amaro, trompos al "faiado" (ático), con lo que se terminaba la época de jugar al trompo.
Había más juegos, pero no quiero dejar espacio para otros.
Saludos a todos.
Retos - VER
Nueva etapa - VER
Bodegones - VER
En Facebook - VER

Sobre Amadeo Otero Fernández

Pintor aficionado que va cumpliendo sus RETOS.

2 comentarios

  1. Foto de Máximo Martínez Román
    Máximo Martínez Román

    Amadeo tú, siempre tan participativo, me has recordado un juego que tenia olvidado, sobre todo en las reglas.

    Es curioso que remontándonos 60 o 100 años atrás en los que la transmisión del conocimiento estaba condicionada por barreras como la distancia se pudieran practicar juegos comunes entre regiones tan distantes como Galicia y Andalucía.

    En pueblo de Campillo de Arenas (Jaén) donde nací al juego de la “cachiza” (billarda) se le llamaba PITA. La “cachiza” era de un diámetro relativamente pequeño, no más de un centímetro y 10 cm de longitud, con los extremos afilados a navaja en forma cónica. El “patiero”, VARA de no más de 75 cm y diámetro similar. La madera utilizada era olivo. Cuando se improvisaba el juego y no se tenia navaja los extremos no eran cónicos y era necesario que uno de ellos estuviera alzado por una piedra con un voladizo de 2 o 3 cm sobre el que se golpeaba con la vara.

    Las madres, siempre las madres, advertían de la peligrosidad de la pita volando a gran velocidad y a largas distancia sobre todo cuando se apoyaba en una piedra.

    He buscado en internet y encontrado este video de unos jugadores intergeneracionales de un pueblo de Jaén, Torres a 25-30 km en línea recta de mi lugar de nacimiento, uno al norte y otro al sur en las estribaciones del Parque natural de Sierra Magina, parajes de gran belleza y aceite de oliva con denominación de origen de condición excelente (el olivar de sierra es de secano, y cosecha mediana)

    En este enlace se puede revivir la añoranza de tiempos pasados. https://bit.ly/2UnF48F

  2. Foto de Amadeo Otero Fernández
    Amadeo Otero Fernández
    Como complemento al artículo sobre losJUEGOS INFANTILESen Sestao, incluyo este escrito cuyo título ya dice su objetivo, citar alguno a los que jugábamos en la aldea.

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.