La revuelta de la España vaciada

                 Hoy se cumplen dos semanas de la gran manifestación que con el título “La revuelta de la España vaciada” se llevó a cabo con una grandísima afluencia de personas llegadas desde la España interior haciéndose eco de la llamada de las dos organizaciones organizadoras, Soria Ya y Teruel Existe* a las que se han sumado cerca de 90 asociaciones que luchan por la subsistencia de sus pueblos, pudiéndose citar como ejemplo de provincias que han estado representadas a Cuenca, Zamora, Palencia, León, Burgos, Guadalajara, Extremadura, Asturias y muchas comarcas y pueblos pequeños que luchan a brazo partido por seguir con vida a pesar de las dificultades. 
                La lluvia que hizo su aparición en el recorrido de la manifestación, no disminuyo para nada el espíritu de demandas de mejoras para las zonas que durante muchos años están sufriendo una paulatina despoblación desde los años 50 y 60 con el consiguiente retraso en inversiones y medios de todo tipo, desde comunicaciones, sanidad, enseñanza, atención a la dependencia y demás aspectos que logran tener en todos los lugares, grandes o pequeños, una vida con las atenciones a las que todos debemos tener acceso. Las principales peticiones son: Cohesión social, desarrollo para todos, fondos de la UE para las provincias afectadas, estrategia nacional contra la despoblación y responsabilidad sobre la utilización de los fondos europeos.
                    Esta revuelta se llevó a cabo con un ambiente festivo y alegre a pesar de los problemas, pero que si no se encuentran pronto acciones que frenen la despoblación actual, se puede convertir en una revuelta mucho más dura y problemática porque se ha llegado a una situación que no debe tener vuelta atrás y puede resultar que la revuelta se trasforme en revolución.
                    Abel Hernández** decía en esas fechas que mientras veía pasar las grullas por el cielo azul de Madrid, le ha venido a la cabeza la trashumancia de las merinas de su tierra, corazón de la Mesta, cuando los rebaños iban y venían por las cañadas al ritmo de las estaciones. Pero ahora apenas quedan rebaños y el silencio y la soledad impera en las sierras azules de su infancia pobladas de pueblos muertos.
                    El ruidoso y obsceno guirigay de los políticos, en vísperas electorales, se parece al gru-gru de las grullas que pasan de largo sobre el desolador paisaje de la España abandonada. Se está llegando al límite de la resistencia. La resignación se acaba. Me parece que en las provincias más castigadas por la despoblación ya han encargado los chalecos amarillos. Vamos a exigir igualdad, cohesión y vertebración para los territorios con despoblación”. De momento se trata de hacerse visibles, después ya se verá.
                       En Castilla la revuelta no es la revolución, pero se le parece, y si no, al tiempo. El contraste entre la obsesiva atención de los políticos y los medios de comunicación a las exigencias de la  España superpoblada y el olvido casi completo de la España despoblada, empieza a ser escandaloso. Cualquier persona con dos dedos de frente sabe que el hundimiento de la España interior, la España vaciada y envejecida, depositaria central de la historia colectiva, amenaza más la vertebración nacional que la revuelta reaccionaria e inútil de los payeses y los orondos burgueses de Cataluña.                              
                     Dicho de otro modo: la despoblación y el desequilibrio demográfico creciente -la pérdida de población ha escalado ya, de forma alarmante, hasta las capitales de provincia del interior y las cabeceras de comarca- tendría que ocupar en las próximas campañas electorales el primer punto de los programas y la razón primera en la decisión del voto. Los de Soria y los de Teruel ya se han puesto manos a la obra. Como dice Diderot, “la revolución que se retrasa un día quizás no se haga nunca”.
                     Los sorianos en esta movilización estuvimos luciendo camisetas o sudaderas blancas, color escogido porque representa la nada y el vacío que asola la provincia, la menos poblada de España, con apenas 88.000 habitantes.
Soria ¡Ya! ha logrado unir a la ciudadanía soriana a conformar una "auténtica marea humana blanca" en Madrid parademostrar que no están dispuestos a que les arrebaten su futuro.
                   Este llamamiento se hizo extensivo a los descendientes y amigos de la provincia que viven en Madrid o en su entorno. Tan sólo desde Soria fueron 62 autobuses, 43 desde la capital y 19 desde diversos puntos de la provincia.
                    A estos se suman 12 más organizados de manera particular por diversas entidades y los dos autocares que organizados por el Centro Soriano de Zaragoza con descendientes de Soria, donde estábamos personas jubiladas y mucha juventud ansiosa de poder vivir en su tierra de origen.
                   Todo ello en un ambiente festivo con banderas, pancartas, charangas y dulzaineros. "Con esta unión vamos a lograr que la voz de Soria sea una de las que más resuenen en una manifestación que debe marcar un antes y un después en el trato hacia nuestra provincia".
                   Ha sido la mayor protesta del campesinado español desde la guerra civil. Una manifestación pacífica, serena, valiente, multitudinaria, en el corazón de Madrid, “rompeolas de todas las Españas”. Las gentes  llegaron por todas las carreteras a la capital cargados de dignidad, sin actitud suplicante. Pedían justicia de buenos modos, como  acostumbra la gente del pueblo hasta que se le revuelven las tripas y se le sube la sangre a la cabeza. Me parece que falta poco para que esto suceda. Pienso que éste es uno de esos momentos singulares de la Historia en los que uno, cuando pasa el tiempo y observa las consecuencias, poder dice con orgullo: Yo estuve allí.
                 Hacía mucho tiempo que no participaba en una manifestación. Pero esta vez tenía que estar allí, en Madrid, con la gente de la España olvidada, mi gente. Además de un legítimo desahogo después de tantos gritos desoídos, era una necesidad moral. No en vano pertenezco a Soria, convertida en la más despoblada de Europa, con menos de nueve habitantes por kilómetro cuadrado. Hemos visto de cerca cómo se convertía la patria de mi infancia en un cementerio de pueblos muertos, a pesar de sus esfuerzos por sobrevivir. La prensa de hoy, 14 de Abril, dice que Soria es la provincia de España con menor inversión en el último medio siglo.
                 La revuelta, montada por “Soria, ¡Ya!”y “Teruel Existe“ ha encontrado una respuesta entusiasta en toda la España rural, poco dada a las manifestaciones y los tumultos. Sólo se pide  justicia e igualdad ante los oídos sordos de los poderes públicos. Comunicaciones, escuelas, servicios sanitarios dignos…Lo importante es que esto nace desde abajo, sin ayuda de nadie. Pocas veces los presentantes de los partidos han sido tan orillados y pasados por encima con tanta educación. No eran bien vistos, y menos en vísperas electorales. ¿Qué han hecho por esta España rural, a la que ahora piden el voto? No es ésta la hora de exhibirse. Es la de pedir disculpas y arrimar el hombro. También  los medios de comunicación, que han vivido, como los políticos, de espaldas a este  problema crucial, que afecta además directamente a la vertebración de España. Ha sido más que abandono. Vaciar Castilla y Aragón, y sus alrededores, ha obedecido, eso pensamos muchos de los que íbamos el domingo bajo las pancartas, a un estratégico propósito político de vaciamiento y desvertebración. De ahí la importancia de este levantamiento popular del 31 de Marzo que finalizo con un emociónante toque de tambores coordinado con aplausos del público que antes había escuchado el emotivo y claro manifiesto a cargo de los periodistas Manuel Campo Vidal y Paloma Zuriaga, de Huesca y Teruel. 
                 Los impulsores de la revuelta repudian expresamente  lo de la “España vacía” y su lamentable interpretación del mundo rural como la España negra e inhabitable. Además, la expresión,  que ha tenido éxito, enmascara a los responsables del vaciamiento. El vacío, como dice Machado, está más bien en la cabeza.   
                                                .                                                      Luis Carramiñana La Vega. Soria y Zaragoza.

 

                * Teruel Existe y Soria Ya son dos asociaciones que coordinan el movimiento social para ayudar a buscar un trato igualatorio a sus territorios. Fueron creadas en 1999 y 2001.

               ** Abel Hernández es escritor, teólogo y periodista, nacido en 1937 en Sarnago, pueblo que quedo deshabitado en Tierras Altas, zona donde ahora habitan 2 habitantes por kilómetro cuadrado y donde han desaparecido las ovejas que llenaron sus campos en tiempo de la Mesta. Ha escrito El quinto poder, Suarez y el Rey, Historias de la Alcarama y tiene entre otros el Premio Ondas y el Premio Nacional de Información.

Sobre Luis Carramiñana la Vega

Me alegro mucho poder ver que Paraninfo esta en marcha después de una temporada cerrada por temas informáticos a los que muchos no sabemos acceder.

Poder comunicarnos a través de este medio es un motivo de alegría y de responsabilidad para entre todos tener viva esta ventana de colaboración en que creo que todos podemos aportar nuestras habilidades para contar cosas, dar ideas, recordar tiempos pasados o tratar cualquier asunto que pueda interesar. Saludos y gracias a los que hacen posible este trabajo de Paraninfo.

1 comentario

  1. Foto de Iñaki Fernández Arriaga
    Iñaki Fernández Arriaga

    El estupendo artículo del amigo soriano Luis Carramiñana, me ha traído a la memoria a otro buen amigo, maestro, catedrático y periodista turolense, de Caminreal, más concretamente. Dejó su pueblo natal para hacer periodismo en Bilbao y después recaló en La Laguna (Tenerife) y ya no pudo abandonar la isla. Allí formó su familia y se labró un brillante porvenir. Antes de fallecer, ya había sido homenajeado por el cabildo, como Hijo Predilecto de Tenerife. Más de una vez habíamos hablado sobre ese despoblamiento de la tierra rural.

    LEER MÁS

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.