Mis queridos Reyes Magos

         El Taller de Lectura del Centro Soriano de Zaragoza nos anima a dar a conocer algún texto relacionado con la Navidad y lo voy a ocupar recordando las noches de Reyes cuando hace tiempo tuve la suerte de ejercer de Emisario Real como ayudante de Sus Majestades durante unos 20 años en esa noche tan especial.
 
La historia consistía en ir a diversas casas de familias que deseaban que los Reyes Magos en persona acudieran a sus domicilios para llevarles los juguetes y otros obsequios y regalos a los niños y mayores de cada vivienda. Las familias colaboraban con donativos que pasaban a la Parroquia de la Magdalena para ayuda de sus obras sociales de apoyo a los más necesitados. También acudíamos a la Guardería del Barrio Oliver que tenía la actual Ibercaja y donde siempre teníamos un recibimiento muy especial por parte de los más pequeños, las monjas, las auxiliares y los directivos de esta Caja de Ahorros.
 
      La llegada a cada una de las viviendas era un espectáculo inolvidable porque los tres Reyes Magos eran personas muy metidas en su papel, pues lo representaban con total perfección en lo relativo a vestimenta, complementos y hasta en la forma de expresarse tanto con los niños como con las abuelas que se ponían mucho más nerviosas que los pequeños de cada casa al hacer la entrada formal en ella.
 
       Ver los ojos de una niña de un año en los brazos de su padre que vestido de Rey Melchor no puede hablar para evitar ser descubierto por su pequeña es todo un recuerdo emocionante que dura para siempre.
 
       Los pequeños que estaban en muchos casos en una edad donde las dudas afloran sobre la pregunta de quién son los Reyes, al ver estos imponentes magos tan magos, desaparecían las dudas y se lo creían de puntillas, pues además los Reyes les comentaban las ultimas fechorías, las peleas con sus hermanos o las buenas notas sacadas en el colegio, por lo que quedaban alucinados con su presencia tan magnifica y con tantos conocimientos de sus vidas.
 
      Anécdotas hay muchas para contar como cuando a las dos de la madrugada nos pasamos un semáforo en rojo al inicio de la calle San Vicente de Paul y entonces vemos como se pone delante la moto de la Policía Municipal con ánimo de denunciarnos y mirando hacia dentro del coche le indico que vamos con prisa porque llevamos los Reyes Magos a repartir juguetes, y al verlos contesta rápidamente que sigamos adelante a seguir con nuestra labor.
 
       Un año ocurrió que el día de Nochevieja desapareció el coche con el que estuvieron robando corderos en alguna paridera del barrio de la Cartuja Baja. El coche apareció el día cuatro de Enero y una vez lavados los restos que los corderos habían dejado en su interior empezamos la tarde del día cinco la ruta de los Reyes Magos hasta que sobre la una de la noche, se nos para el automóvil en plena Plaza Roma y entonces los Reyes tuvieron que bajar del coche y ponerse a empujar para intentar ponerlo en marcha. Entonces no había móviles para tener constancia del momento, pero la imagen la seguimos teniendo fresca en la memoria. El resto de la ruta hubo que hacerlo en taxi, porque la batería estaba rajada debido a los golpes recibidos para abrir las puertas de las parideras.
 
        Angelito Blasco, hijo de un amigo que recibió la visita de Sus Majestades en su casa junto a su familia y amigos desde muy pequeño, cuando tenía cerca de diez años y por ello estaba en una edad para no creer en los Reyes Magos, a él le tocaba discutir con sus amigos de colegio que para él había tres clases de Reyes Magos, los del Hospital Clínico donde trabajaba su madre, los que aparecían en la Cabalgata de la Tele de Aragón y los de VERDAD que eran los que todos los años iban a su casa. Todo un ejemplo de los buenos que eran mis queridos Reyes Magos.
 
       Mi consejo es que seamos niños por lo menos una vez al año y seremos felices, que buena falta nos hace.
                                                                     
       Feliz año 2021 para todos, nos lo merecemos después de pasar este difícil año recién acabado.
 

                                                                                                             Luis Carramiñana La Vega

Sobre Luis Carramiñana la Vega

Me alegro mucho poder ver que Paraninfo esta en marcha después de una temporada cerrada por temas informáticos a los que muchos no sabemos acceder.

Poder comunicarnos a través de este medio es un motivo de alegría y de responsabilidad para entre todos tener viva esta ventana de colaboración en que creo que todos podemos aportar nuestras habilidades para contar cosas, dar ideas, recordar tiempos pasados o tratar cualquier asunto que pueda interesar. Saludos y gracias a los que hacen posible este trabajo de Paraninfo.

1 comentario

  1. Foto de Luis Carramiñana la Vega
    Luis Carramiñana la Vega

    Mi consejo es que seamos niños por lo menos una vez al año y seremos felices, que buena falta nos hace.

    Feliz año 2021 para todos, nos lo merecemos después de pasar este difícil año recién acabado.

    Luis Carramiñana La Vega

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.