Recuerdos de Sestao... (El Kasko)

LA PLAZA DEL CASCO (KASKO)

   Conocí la plaza cuando mi amatxu me llevaba por calles sin asfaltar, en un coche de cuatro grandes ruedas, hasta desembocar en el centro neurálgico del Sestao de los años 50´: la plaza del Kasko. En el plazo de un siglo, Sestao había dejado su condición de aldea rural para convertirse en un concejo muy vital y poblado. En 1849, la aldea que destacaba por la producción de txakolí de sus viñedos, estaba ocupada con solo 340 habitantes[1]. Cien años después, en 1950, eran 19.500 vecinos. En estos años el desarrollo urbanístico había subido por las laderas desde Urbinaga y Txabarri, por La Iberia, hasta la Gran Vía, Kueto, San Pedro y Albiz. En el centro de todos estos lugares estaba la plaza del Kasko. Por el norte mira al mar a través de los campos de Aizpuru, por el sur tiene a la vega del Galindo, por el este la campa de San Pedro y Kueto y por el oeste Las Llanas.
  
   En los tiempos de este relato, la plaza era cuadrada con un espléndido kiosko de planta octogonal para la música en el centro. Bordeando la plaza había un paseo flanqueado por plataneras cuyas ramas se entrelazaban y unían entre si compartiendo la savia que les daba la vida. El suelo, con baches de todos los tamaños, era hollado los  sábados por la tarde y domingos por la mañana por las neskas y chavales del lugar. Las primeras dando vueltas en el mismo sentido que lo hacen las agujas de los anticuados relojes analógicos; los chavales en sentido contrario. Así nos podíamos ver mejor las caras, a la vez que se encontraban miradas amorosas y sonrisas tímidas o pícaras. 
 
   Antes de construirse la plaza como espacio público de convivencia social, hasta principios del siglo XIX, en este céntrico lugar estaba la Casa-Torre[2] rodeada de la mayor parte de los caseríos censados en la aldea. En 1825[3], de los 58 caseríos del concejo, 43 se encontraban dispersos en las cercanías de la Casa-Torre. En 1931[4] los gestores municipales decidieron derribar la construcción causando una gran pérdida histórica al patrimonio del pueblo. Es decir que los niños de la década de los 50´ no conocimos la Torre, pero si la cervecera “La Huerta” ya descrita en el relato de sobre las barracas que se ubicó en el solar que dejó. En la Casa-Torre se cruzaban cuatro vías: el camino de Urbinaga, el de Galindo, el que iba a Portugalete por Abatxolo y el que bajaba por Aizpuru a la Benedicta y al camino de Burtzeña a Santurtzi.  
 
   Un recuerdo imborrable es el de la plaza convertida en el “txitxarrillo” donde las chicas bailaban en pareja hasta que eran abordadas por otro par de chavales solicitándolas baile. El éxito o fracaso del envite se producía por la transmisión de miradas y señales con los ojos, pactadas entre las dos chicas, de manera similar a las señas del mus. Una vez conseguida la pareja, el siguiente reto era evitar el adorno que Peñita se empeñaba en colocarnos en el pecho, ayudada por un alfiler, tras pagarle el consiguiente óbolo. Según decía era pagar los altavoces. Las chicas no tenían ese problema, prueba de que ya existía la discriminación por género.   
 
   Desde niño tuve un contacto casi diario con la plaza ya que, además de la estancia como bebé, en la categoría de párvulo tenía que pasar por ella cuando iba al Colegio Español, luego en Primaria a la escuela de Conde Balmaseda–conocida como “Doña Teófila”- y Carlos VII, y en los años posteriores cuando iba al Patronato a estudiar Secundaria o bachiller.

    Durante las fiestas patronales, la plaza del Kasko era el centro de los concursos del “Vestido barato”, los conciertos de txistularis, el cine al aire libre –en otras ocasiones se usaba la Gran Vía-, las veladas de boxeo y lucha libre, (recuerdo una actuación de Zuazua, “el león de la Peña”), las carreras de sacos, la piñata (rompiendo vasijas de barro colgadas y además con los ojos vendados),… Pero tampoco podemos olvidar que la plaza fue escenario de varias huelgas generales, como la de 1947, 1951 y 1962. No en vano Sestao era uno de los pueblos más industrializados.

  A modo de epílogo. Dado que he pasado por diversos puestos de responsabilidad, de mayor o menor importancia, conozco por experiencia lo difícil que es a veces tomar decisiones. Por eso no suelo ser exacerbado en criticar las actuaciones de los dirigentes, sean éstos del color político que sean. Pero ello no evita que denuncie situaciones que me parece han sido negativas para nuestro pueblo. En 1931 se destruyó una parte de su patrimonio histórico, sin razones muy convincentes para ello. Casi ciento cincuenta años después fue la propia plaza, con el kiosko incluido, las que fueron arrasadas en aras de una pretendida modernidad. ¿Era necesario? Nos quedan sus recuerdos en fotografías y en nuestra mente.

NOTAS - En la cabecera, además de las fotografías cedidas como en ocasiones anteriores por "Sestao en el recuerdo", hay una acuarela del artista José Luis López "Kubi" (ver mensaje inferior) 

[1] Página 192 de “Monografías de pueblos de Bizkaia: Sestao” de Cipriano Ramos Larriba.

[2] Construida sobre 1380 por Juan López de Salazar y María de Sestao. Leer más sobre la T orre en las páginas 435 a 447 de “Sestao, de aldea rural a concejo industrial” de Eleuterio Gago.
[3] Página 174 de “Sestaoko Toponimia” de Jorge Luis Tejedor.
[4] En abril de este año los republicanos ganaron las elecciones y en Sestao, en la sesión de la corporación municipal del 26 de abril se acuerda “… el derribo del viejo caserón que estorba a la expansión del pueblo
[5] Una Banda musical tiene como característica que los instrumentos –viento, cuerda o percusión-  que la componen tienen que estar adaptados para usarse marchando en desfiles y no solo en escenarios estáticos como kioskos o teatros.

ÍNDICE de Recuerdos de niñez y mocedad en Sestao-> ENTRAR 

Fuentes e información -> BIBLIOGRAFÍA 

Si deseas añadir información o que se corrija algún dato, escribe a ->CONTACTO

 

Sobre Iñaki Fernández Arriaga

Socio fundador de A.LA.CÓ., la primera asociación de Laborales de Córdoba.

Socio fundador de Aulacor, la asociación nacida del acuerdo entre responsables de A.LA.CÓ. y Ulacor.

Administrador de la web oficial de Aulacor hasta que fue injustamente expulsado y sin derecho a defensa.

Administrdor de esta web de PARANINFO.

Miembro del Consejo de Redacción de la revista PARANINFO.

Coordinador del libro 'RECUERDOS DE LA UNI'

2 comentarios

  1. Foto de Iñaki Fernández Arriaga
    Iñaki Fernández Arriaga

    Desde hace más de un siglo, la plaza de El Kasko es el cenro neurálgico de Sestao. En ella concurrían las madres con sus bebés, los festejos en las fiestas patronales, los recibimientos al Kaiku cuando venía de la mar bravía con una kurriña nueva, las manifestaciones obreras,...

    Un simple relato, un tanto nostágico de aquella plaza y kiosko que desaparecieron por una pretendida modernidad.

  2. Foto de sestao bizkaia
    Buenos días Iñaki: Por supuesto que tienes mi permiso, será un placer. Además: yo soy dePortu pero llevo más de 33 años vinculado a Sestao, por familia, portrabajo y por mi Orfeón, en el que canto desde hace dicho tiempo. Resulta agradable saber que se mantienen los vínculos del lugar deorigen. A por ello y buen relato. Un afectuoso saludo. José Luis López. Kubi.

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.