El tren de Murcia a Chinchilla (Rafael Caravaca Robles)

¡Qué incómodo resultaba!
aquel vagón de madera
que se alejaba sonoro
entre nubes de nostalgia.

Atrás quedaba la infancia
y me enfrentaba a la vida,
buscaba mi nueva tierra
allá donde el tren llegase
con sus tablas barnizadas
y duras como una piedra.

Atrás quedaban los mimos
de mis seres tan queridos,
añorándolos dejaba
al compás que se alejaba
el tren con su carbonilla
que se incrustaba en los ojos
dejándomelos llorosos
y sucios como una hornilla.

En el trayecto dejaba
jalones de mi destino,
adiós Cieza y Calasparra,
Hellín y sus caramelos,
Pozo Cañada y Tobarra.

Al fin y al llegar Chinchilla
nos cambiábamos de tren,
ya nuestros cuerpos maltrechos
por culpa de ese vaivén
descansaban satisfechos
en los mullidos asientos
de ese tren llamado Expreso.

Cuando el tiempo ha pasado
recuerdo cuando dormía
en ese tren catalán,
sentado en el pasillo,
las maletas por asiento
y la Luna en la campiña
molestando con su brillo.

Córdoba nuestro destino,
gran ciudad de Andalucía
también llamada Sultana,
capital de imperio árabe,
señorío en sus gentes,
con Mezquita musulmana,
San Rafael desde el puente
la contempla y la protege.

Ha merecido la pena
tanto esfuerzo y sacrificio,
tanta sucia carbonilla,
tanto asiento de madera,
el no pegar de los ojos
sentado en una maleta.

Te amaré siempre mi Córdoba,
allí me hice más hombre,
allí olvidé mis lágrimas,
en aquella tierra noble.

Antigua estación del FFCC en Chinchilla

1 comentario

  1. Foto de Rafael Caravaca Robles
    Rafael Caravaca Robles

    Les dedico un recuerdo entrañable a todos mis amigos y compañeros de la Universidad Laboral de Córdoba.

    EL TREN DE MURCIA A CHINCHILLA

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.